Logotipo San Lorenzo del Escorial
San Lorenzo de El Escorial ofrece el clima, la tranquilidad y los servicios necesarios para disfrutar de los días de descanso y ocio que todos merecemos.
C/ Grimaldi, 4
28200 San Lorenzo de El Escorial
Madrid (España)
(+034) 918 905 313
info@sanlorenzoturismo.org
info@sanlorenzoturismo.org
+034 918 905 313
  • Español
Top

Festival Internacional de Verano de El Escorial, “El médico de su honra”. Teatro Clásico.

Turismo San Lorenzo de El Escorial / Festival Internacional de Verano de El Escorial, “El médico de su honra”. Teatro Clásico.

Sobre el espectáculo:

El Festival Iberoamericano del Siglo de Oro de la Comunidad de Madrid. Clásicos en Alcalá impulsa la reposición de El médico de su honra, de Calderón de la Barca, la icónica puesta en escena de Adolfo Marsillach que, en 1986, inauguró la Compañía Nacional de Teatro Clásico y cambió para siempre la forma de entender las escenificaciones sobre textos de nuestro Siglo de Oro. El médico de su honra describe los tratos de Doña Mencía, esposa de Don Gutierre y Don Enrique de Trastámara, hermano de Pedro I de Castilla. Aunque doña Mencía no llega a cometer adulterio, don Gutierre advierte sus amoríos, y reacciona celoso e dichos tratos y de su honor, busca un cirujano que acabe con su vida. Con El médico de su honra, Marsillach propone, en primer lugar, huir de una visión historicista, creando para el espectáculo imágenes que ayuden a contar la historia, no a través de su reconstrucción arqueológica sino a su reinterpretación moderna; “es necesario representar el pasado con las técnicas y la sensibilidad de hoy”. Marsillach establece una relación continuada y real entre los clásicos representados y el receptor de la representación. “Siempre creí que El médico de su honra era el mejor de todos los montajes que hice para la Compañía Nacional de Teatro Clásico. No sólo por ser el primero y señalar el camino elegido, sino porque me parecía, y me sigue pareciendo, el más hermoso y el más arriesgado. La tentación de reponerlo era muy fuerte.” Adolfo Marsillach, 1998.

|||::

Skip to content